• 0
El koala portea a su bebé

El Porteo del bebé

El nacimiento de un bebé conlleva la separación del cuerpo de la madre, pero el primer año de vida es muy importante: necesita más contacto que en cualquier  otro momento de su vida, estar en brazos de su madre, escuchar el latido del corazón que conoce desde los 4 meses de gestación. Mecido, acunado, cerca de la teta, el balanceo… estimulan el desarrollo neurológico, los brazos le tranquilizan, se siente amado y seguro. El porteo ayuda a que  se establezca el vínculo, la base de seguridad desde donde el bebé explora el mundo. La gestación y la El koala portea a su bebécrianza son un continuo de la influencia emocional de la madre y por supuesto del padre que juega un papel muy importante como parte de este grupo de tres. Y da igual si el bebe procede de la donación de gametos de un tratamiento de infertilidad. El vínculo se establece igualmente.

 

Según Pampa Sarkar, especialista en medicina fetal, “todos somos producto de nuestra historia de desarrollo en el útero materno”.

El portabebés es una pieza ancestral. Se cree que la primeras herramientas humanas no fueron las piedras talladas, labradas (industria lítica) por nuestros antepasados más antiguos. La primera herramienta fue el arnés, mochila o morral para acarrear a las crías amarrándolas al cuerpo. Construido de material vegetal. (antopóloga Mary Nicol)

Mantiene libre de movimiento a la madre, el bebé está acunado y recogido en un fular mamando, observando o simplemente relajado, y la madre tiene cierta autonomía para moverse. Imagina a una madre recolectora del período neolítico con su bebé siempre encima y cuya principal preocupación era aislarlo de peligros. Fue un buen invento antes y ahora.

 

“No lo cojas en brazos, que se acostumbra”.

 

Un buen artículo al respecto lo encontramos en www.bebesymas.com. Muy acertadamente concluye que, en muchas ocasiones, el resultado de prácticas como dejar llorar al bebé para que no se acostumbre a que los papás le cojan, es precisamente el que se busca (que el niño llore menos y solicite menos la presencia de sus padres). Pero no se consigue porque el bebé haya aprendido a satisfacer sus propias necesidades, sino porque ha aprendido a no pedir lo que necesita.


No te pierdas este maravilloso video que te explica cómo utilizar tu tela elástica:

Elena S. Alguacil


Comenta o comparte tu historia