• 0

La betaespera. J.L.G.

Han pasado 5 años desde que comenzamos a intentar tener un hijo y durante todo este tiempo hemos tenido muchos altibajos, pero el peor momento siempre han sido esos 15 días de espera desde la punción hasta el resultado de la beta. Lo pasaba fatal, lo soltaba todo, siempre he sido muy pesimista durante esos días y me han llegado a dar ataques de ira y de ansiedad. Me agobiaba mucho pensar que estaba haciendo algo mal para el bien del tratamiento, pero finalmente me ayudó mucho que me dijeran que no había nada que pudiera hacer en ese tiempo.

Me di cuenta que ya estaba haciendo todo lo que estaba en mi mano: me había puesto en manos de los profesionales sanitarios, le había dedicado 5 años de mi vida, todo el dinero que ya llevábamos invertido, lo que mi cuerpo ha sufrido… y llegados a este punto, realmente, sólo me quedaba esperar. Cuando conseguí quitarme la carga de la responsabilidad decidí disfrutar con mi pareja de cada momento. Nos organizamos esos días para disfrutar de cada momento, hasta elegir una peli para ver por la noche se convirtió en un pequeño placer.

Con la ayuda de algunas técnicas de relajación que nos proporcionó la psicóloga y esas sesiones de apoyo para dejar de sentirme responsable o culpable de cada movimiento que hiciera, conseguimos llevarlo mucho mejor. Este ciclo no ha podido ser, pero seguimos motivados para continuar.

Haz nuestro test del estrés en la infertilidad. ¿Qué nivel de estrés estás sufriendo realmente?


Comenta o comparte tu historia