• 0

Madre soltera. Lola, 38 años

Entré en la consulta de psicología firme y segura y dije “Estoy decidida, quiero ser madre”. Pero estaba allí porque necesitaba ayuda, estaba teniendo un pequeño bajón emocional. Me llamo Lola, soy maestra y tengo 38 años. Me encantan los niños y siempre he querido tener una familia. Cada vez somos más las que damos el paso y somos madres solteras por elección propia, por reproducción asistida, como en mi caso, o por otras vías. Pero a veces todavía me encuentro a alguien que me dice que dónde voy yo sola con una criatura, que todos los niños necesitan una figura paterna, o que un solo sueldo no será suficiente. Y la verdad es que no somos seres impermeables y a veces me hacen tambalearme presiones de este tipo, a pesar de los avances que se han logrado socialmente.

Lo primero de todo yo decido los detalles que quiero compartir con la gente. A veces no está de más pedir respeto, puede que no se den cuenta que sus palabras pueden ser hirientes. De igual modo, yo respeto aquellas personas que no están de acuerdo con mi elección.

Creo que hoy en día ya existen (afortunadamente) suficientes estudios sobre el vínculo con el niño y el bienestar y buen desarrollo tanto cognitivo como emocional con un solo progenitor.
Desde el primer momento le hablo, le canto, nos damos baños de agua con burbujas, damos paseos… Aunque todavía esté dentro de mí ya tenemos un vínculo de amor y cariño muy especial y estoy deseando lucir barriga. Mucha gente se sigue asombrando y otros me felicitan, pero sé que en el fondo no será una aventura en solitario, tengo todo el apoyo y amor de mi familia y amigos. También sé que no será fácil, pero iremos aprendiendo en esta nueva etapa.


Comenta o comparte tu historia