• 0

Relación médico-paciente. “Buscamos generar una nueva vida”

Doctor Juan Fontes, Clínica AvantiaDr. Juan Fontes, Ginecólogo adjunto Unidad Reproducción Asistida HVN Granada y Director Médico Instituto AVANTIA de fertilidad Granada.

Buscamos generar una nueva vida, pero no podemos destrozar la nuestra. Es lo más grande que tenemos.

Estas palabras nacen del corazón para dirigirse a las parejas que sueñan con tener un hijo y se enfrentan al diagnóstico de una esterilidad con causa o sin una causa conocida que la justifique y espero sirvan de puente a la esperanza para todos los que pelean para conseguirlo o quizá de paracaídas para los que, en la desesperanza, se lanzan a un vacío más doloroso que el esperado impacto contra la realidad. Surgen de un corazón sensible a los problemas reproductivos, pero a la vez, de la cabeza del ginecólogo dedicado a la reproducción asistida desde hace más de 15 años y no van a ser fáciles de transmitir considerando que la medicina de hoy ha abandonado el paternalismo de otras épocas y se ha refugiado en el tecnicismo basado en pruebas, donde son los pacientes los que dirigen su propio proceso con los datos que les suministramos, limitándonos muchas veces a ser meros ejecutores de distintas técnicas y procesos.

Creo por supuesto en la evidencia científica como motor de progreso de la Ciencia, pero muchas veces deberíamos dar un paso más, avanzar hacia una medicina basada en la efectividad pero con la afectividad que debe caracterizar a toda relación médico-paciente y que pienso es fundamental a la hora de estudiar un problema, informar y tomar las decisiones más adecuadas para intentar resolverlo o aceptar que tenemos que convivir con él.

 La esterilidad, además de las distintas patologías que pueden ocasionarla, produce por sí sola una profunda alteración de la persona y se manifestará en todos los aspectos de la vida. Es una enfermedad mucho más allá de la dificultad para tener hijos y además, se va a vivir generalmente en la soledad, sin el importante apoyo de familiares y amigos, debido a sus especiales connotaciones. Esto genera tensiones y problemas sobreañadidos que pueden ocasionar incluso conflictos de pareja. Y por si fuera poco, se exige una actuación rápida, porque el tiempo y secundariamente la edad de la mujer es uno de los factores pronósticos más importantes de éxito.

Por ello, los profesionales dedicados a la reproducción asistida, debemos establecer con nuestros pacientes una relación afectiva que cree una base sólida sobre la que empezar a trabajar. El apoyo psicológico es fundamental y aunque el médico lo ofrezca, deben ser los psicólogos los que aporten su conocimiento para modificar conductas mediante herramientas adecuadas que acaben con circuitos negativos para el proceso reproductivo. Es un arduo camino y no se debería vivir en soledad.

Tras una entrevista clínica en la que analizaremos los antecedentes personales y familiares de ambos miembros de la pareja buscando posibles factores causantes de la esterilidad, es preciso realizar una exploración ginecológica y un análisis de semen. Según los resultados obtenidos, en las siguientes semanas completaremos el estudio hasta tener un diagnóstico y una propuesta de tratamiento en la que influirá el tiempo de esterilidad y la edad de los pacientes.  Todo transcurre rápido. En un 15-20% de los casos no encontraremos ninguna causa, pero no podemos detenernos ahí. Será necesario comenzar a tratar para resolver algunos de los problemas detectados o para obtener nuevas pruebas y datos sobre los que continuar avanzando en caso de no conseguir un embarazo.  No debemos de tener miedo al tratamiento. Incluso los más complejos son bien tolerados y en manos expertas muy rara vez tienen riesgos para la paciente. A veces todo es fácil, pero como en tantas cosas en la vida, tenemos que estar preparados para correr una carrera de fondo. Debemos buscar recursos para correrla sin agotarnos  y la confianza en el equipo médico del Centro de Reproducción Asistida va a ser fundamental. La resolución de un problema, nunca debe ocasionarnos nuevos problemas a resolver.

La reproducción asistida  puede ofrecer caminos distintos para llegar al objetivo final. No todos son válidos para cada paciente, pero hay que conocer las distintas alternativas para poder decidir. Más de la mitad de las personas tratadas consiguen su objetivo y la repetición de tratamientos adaptados a las circunstancias de cada caso, incrementan la tasa de éxito. Pero hay que poner un límite. Siempre quedará la adopción. O la tranquilidad de haber peleado por conseguir lo que se desea. Eso debe de hacernos fuertes. Buscamos generar una nueva vida, pero no podemos destrozar la nuestra. Es lo más grande que tenemos.


Comenta o comparte tu historia