• 0
Los hijos de la reproducción asistida

Los hijos de la reproducción asistida

Los hijos de la reproducción asistidaEl 28 de julio de 1978 nació en Oldham (Inglaterra) Louise Brown, la primera niña nacida tras un tratamiento de Fecundación in Vitro (FIV). Actualmente goza de una buena salud física y psicológica, e incluso en el 2007 dio a luz un hijo sano concebido de forma natural.  Ahora hay en el mundo más de un millón de hijos de la reproducción asistida. Y en España el 4% de los bebés que nacen hoy día son concebidos mediante fecundación in vitro.

La mentalidad ha cambiado mucho en estas casi 4 décadas, puede ser debido a que los riesgos se han reducido, la probabilidad de embarazo ha aumentado y las técnicas se han perfeccionado.

Revisando toda la literatura científica, encontramos que los niños concebidos mediante técnicas de reproducción asistida NO tienen problemas psicológicos, como se ha creído durante años.

Según la Dra. Susan Golombok, de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) en un estudio publicado en la revista Fertility and Sterility demuestra que no existen diferencias entre los diversos tipos de familia. El estudio ha descubierto que las familias que han recurrido a una donación de óvulo, alquiler de útero o a la inseminación artificial de donante presentan más similitudes que diferencias por lo que se refiere al bienestar psicológico de los padres, la calidad de la relación padres-hijos, y la adaptación psicológica del niño. Los investigadores esperan continuar con el seguimiento de las familias del estudio durante el máximo tiempo posible, para arrojar más información.Los hijos de la reproducción asistida

Todos los estudios de seguimientos de familias que se han construido mediante donación concluyen que el uso de la donación de gametos, con independencia de que se le comunique o no al niño, no afecta a la calidad de las relaciones progenitores-hijo/a, al bienestar psicológico de los padres ni del niño, ni al desarrollo emocional del niño. También se encontró que las madres que habían hablado con sus hijos de su concepción declararon una mayor satisfacción en su relación de pareja.

Por lo tanto, como refieren los autores, lo que se considera más importante para el establecimiento de relaciones seguras y el óptimo desarrollo del niño, es más el comportamiento de los progenitores (vínculo afectivo)  que la relación genética (vínculo genético). La carga genética no afecta tanto a la relación padre-hijo como se podría pensar inicialmente.

Los tiempos cambian y, al saber más, se desmontan viejos mitos o creencias.

De hecho, no te puedes perder este video sobre el empeño por concebir:

Eva Labarta


Comenta o comparte tu historia