• 0
La_masturbación_Alumbra_psicología_y_fertilidad

Saber un poco más: la masturbación

Etiquetas :

Categoría : Blog

La masturbación consiste en obtener placer a través de la propia estimulación directa o indirecta de los genitales, a través de la práctica o relación sexual con uno/a mismo/a y/o con otra/s persona/s.

En otros tiempos se consideraba una práctica negativa, ya que se creía que cualquier práctica fuera del matrimonio era malo, incluso para la salud. Afortunadamente, hoy en día a través del conocimiento científico sabemos que la masturbación: La_masturbación_Alumbra_psicología_y_fertilidad

La Organización Mundial de la Salud recomienda masturbarse; es liberador, divertido y sano. Es lógico pensar que primero tengo que conocer mi cuerpo, para luego comunicar a mi pareja cuáles son las partes que más me gustan que me acaricien o que me estimulen.

Cualquier parte del cuerpo puede provocar sensaciones placenteras durante la masturbación: pecho (en hombres y mujeres), glúteos, pies, espalda, orejas, genitales… cada cuerpo es un maravilloso mundo, pero generalizando:

 

Las zonas erógenas que más placer sexual pueden provocarnos son:

Mujeres: la estimulación de los labios menores, entrada de la vagina y sobre todo el clítoris, produce sensaciones muy placenteras. La estimulación del primer tercio desde la entrada de la vagina, provoca sensaciones satisfactorias; lo contrario ocurre en el fondo de ésta porque es poco sensible a la estimulación sexual. Es por ello que, en general, el grosor del pene tiene más importancia que la longitud para el placer femenino.

 

¿Existe el “Punto G”? Es muy famoso y poco visitado, ¡búscalo! Está situado en el primer tercio del interior de la vagina.

Y existen otras muchísimas zonas erógenas importantes como los pechos, glúteos, parte interna de los muslos, labios mayores, etc.

 

Hombres: la estimulación del pene con la mano, realizando movimientos arriba y abajo, con cierta presión sobre el glande, produce sensaciones muy placenteras. También presionar el perineo/ano es muy agradable. Al igual que en la mujer, cualquier parte del cuerpo puede hacer que disfrutes al máximo como el cuello, las orejas, los hombros, los dedos, la espalda, el ano (puedes llegar hasta la próstata, que a veces se describe como el “punto G masculino”.… ¡desde el cabello hasta los pies!).

No podemos olvidar el objetivo principal de la sexualidad, que no es ni el orgasmo, ni los genitales, sino el PLACER; por eso es tan importante descubrir las distintas sensaciones que nos puede proporcionar el cuerpo, sin centrarnos exclusivamente en los genitales.

 Explórate para saber transmitirlo.

 

Eva Labarta


Comenta o comparte tu historia