• 0

La meditación contra la depresión

Categoría : Blog

La meditación contra la depresión Alumbra psicologia y fertilidad¿Qué pasaría si vas conduciendo y te fijas en un hermoso árbol que hay en la carretera, prestándole toda tu atención? Algo obvio: te estamparías contra su hermoso tronco.

Las personas que están ansiosas o deprimidas pasan la mayor parte del día entrenando, haciendo ejercicios mentales para ello. Nuestro cerebro tiene un hábito de pensamiento y con nuestro diálogo interno creamos huellas neuronales. Por estos caminos o vías las personas ansiosas o depresivas no se salen; van en modo automático.

Una fórmula ya probada de aprender a crear nuevas huellas neuronales, nuevas vías de pensamiento,  es  la meditación. ¡La meditación contra la depresión y la ansiedad! Y en este post te damos un par de trucos para ayudarte a comenzar.

¿Qué es meditar?posturas imposibles meditación

Sin más complicación, es bajar la atención de la mente ruidosa  donde estamos todo el tiempo enredados en nuestros 50-70.000 pensamientos diarios, hacia la calma del cuerpo donde nos enfocamos en la respiración o en sensaciones corporales que vamos descubriendo cuando la mente se calla un ratito. Meditar no es dejar la mente en blanco. No son necesarias posturas imposibles, y lo puedes hacer en cualquier lugar.

No importa tanto que durante ese “estar enfocados en el va y ven de la respiración”, nos asalten nuestros pensamientos, no pasa nada, lo importante es volver al va y ven de la respiración redirigiendo la atención.

Se necesita paciencia, perseverancia y constancia. ¡Pero los grandes beneficios valdrán la pena! Dejamos de reaccionar ante los estímulos o lo que nos preocupa y aprendemos a responder sin estar fusionados con nuestras emociones. Nos convertimos en observadores al tomar la distancia necesaria de los conflictos.

En este audio te lo ponemos muy fácil porque es una meditación guiada por nuestra compañera psicóloga de Alumbra Eva Labarta; te aconsejo que lo practiques cuantas veces puedas. Vamos a descongestionar la red eléctrica neuronal evitando así cortocircuitos. Y no siempre necesitarás escuchar nuestro audio: aprende, recuerda y hazlo cuando más lo necesites, nadie se dará cuenta y tú te sentirás mucho mejor. Y no te sientas mal o te frustres si no lo haces correctamente, a veces uno piensa que no está consiguiendo nada pero nada más lejos de la realidad. Te estás ayudando.

No confundas meditación con relajación. Es cierto que meditando conseguirás un punto de relajación, pero la meditación es mucho más, es un esfuerzo mental, estamos reconduciendo la atención. Estamos creando nuevas huellas, nuevas vías de pensamiento.

 

¡¡¡Buena práctica!!!

 

Elena S. Alguacil


Comenta o comparte tu historia