• 0

Las mejores y las peores verduras

Etiquetas :

Categoría : Blog

Como venimos comentando desde siempre, preparar al cuerpo para el embarazo (maternar) es fundamental para obtener el mayor éxito que nuestra situación nos permita. La alimentación juega un papel importantísimo. De hecho, ¿sabías que el sobrepeso disminuye radicalmente las posibilidades de embarazo?

Es por ello que nos hacemos eco de un artículo muy interesante publicado en saludnutricionbienestar.com «Las mejores y las peores verduras».

las mejores y las peores verduras

«Las verduras más y menos contaminadas

Las frutas y verduras más contaminadas por los pesticidas, y que por ello son las que más interesa comprar en la agricultura orgánica, son: melocotones, manzanas, apio, cerezas, peras, nectarinas, lechuga, espinacas, fresas, uvas, patatas y pimientos.

Las frutas y verduras menos cargadas de pesticidas son: brócoli, coles, cebollas, guisantes (congelados), maíz dulce, espárragos, kiwis, mangos, aguacates, plátanos y piñas.

 

Las mejores verduras para la salud

Ahora bien, no porque una fruta o verdura contenga pocos pesticidas aportará el máximo de beneficios para la salud. En realidad, debemos tratar de consumir más verduras de colores, sobre todo cuando son de color verde y con hojas, ricas en antioxidantes, en vitaminas y en minerales.

 

No hay que abusar de las patatas, debido a su alta carga glucémica. Y es que una patata se compone casi exclusivamente de almidón que, una vez cocido, se convierte en glucosa pura en cuanto entra en contacto con la lengua, y hace subir el nivel de azúcar en la sangre más rápido que si se tomara un terrón de azúcar. Hasta tal punto es así que lo malo de las patatas fritas no es tanto el aceite en el que se cocinan, como se suele pensar, sino la patata en sí misma, porque está demasiado cocinada.

 

Las verduras de las que no hay que abusar

Porque también contienen mucha azúcar, son las remolachas rojas, las zanahorias, las berenjenas y las calabazas.

Sin embargo, no hay ninguna razón para limitarse al comer otras verduras. Por ejemplo: espárragos, aguacate, acelgas, brócoli, apio, achicoria, coles de todo tipo incluyendo la coliflor, la col china, el colinabo y las coles de Bruselas, pepinos, calabacín, endivia, espinaca, hinojo, cebolla, batata, perejil, pimientos, rábanos, ensaladas de todo tipo, escarola, tomates…

Al comer estos vegetales regularmente, crudos o poco cocidos si es posible, aportaremos al organismo los nutrientes que necesita para curarse, mantenerse y desarrollarse.

 

Porque el hecho es que los científicos, en el fondo, no saben mucho sobre los nutrientes. Y tomarlos en forma aislada, como suplementos dietéticos, no es siempre una buena idea. La mejor forma de aportarlos al cuerpo es consumiendo vegetales enteros, frescos y orgánicos si es posible.»


Comenta o comparte tu historia