• 0

¿Buscando un hijo? Esto te interesa

Etiquetas :

Categoría : Blog

Si estáis buscando un hijo, esto os interesa.

Cuando el objetivo de las relaciones sexuales no es el placer, sino el embarazo, las relaciones se vuelven insatisfactorias. El rendimiento sexual genera ansiedad.

Involucrar el estrés de los tratamientos y el de la vida diaria en las  relaciones perjudica seriamente la salud emocional de la pareja.

La mayoría de las parejas que tienen problemas de infertilidad experimentan una crisis vital, esto interfiere en muchísimas áreas de la persona y de la pareja tanto a nivel biológico, psicológico, social, económico… haciendo que la sexualidad se vuelva frágil y vulnerable. Y es que lo más probable es que hasta que se confirma el problema de infertilidad, las parejas lleven bastante tiempo centrando sus relaciones en el aspecto reproductivo, limitando los encuentros a días concretos como, por ejemplo, los días de ovulación. Incluso llegando a abstenerse los días previos a las pruebas de diagnóstico.

Taller sexo 5 sentidos alumbra psicología y fertilidad Granada Reproducción asistidaTodo esto favorece que la naturalidad y espontaneidad de sus relaciones se pierdan. Incluso puede convertirse en un problema cuando uno de los miembros experimente una pérdida de satisfacción. Por tanto, el trabajo de los talleres Alumbra como “Tú y yo. Aquí y ahora” debe ir dirigido a:

  • que la pareja redescubra su relación y el placer asociado a todos los sentidos
  • fomentar las conductas que vayan más allá de la genitalidad y de la búsqueda del embarazo
  • reducir el estrés que, en un alto porcentaje, puede favorecer la aparición de disfunciones sexuales

Estas disfunciones sexuales no llegan a ser una disfunción propiamente, son más bien disfunciones transitorias que suelen mantenerse el tiempo que dura el tratamiento de reproducción. Pero, en mayor o menor medida, dificultan el encuentro sexual.  Las disfunciones más frecuentes durante este proceso suelen ser la eyaculación precoz, la disfunción eréctil y el bajo deseo sexual.

La causa principal en estos casos suele ser dicha situación estresante que mantiene a la persona en estado de alerta continua. Por ejemplo, para mantener una erección se necesita relajación. Pero también en la mujer, el estrés puede influir en determinadas áreas cerebrales provocando desajustes hormonales que, no sólo afectarán al ciclo menstrual y la ovulación, sino que disminuirán la libido y, por tanto, el deseo sexual.

qué es mindfulnessSoluciones

Esto quiere decir que, además de potenciar los juegos eróticos, las fantasías sexuales, abrir la sexualidad al placer, fomentar la unión y el afecto entre la pareja… es necesario reducir el estrés y la ansiedad.

Para ello, nos vamos a servir de los beneficios de la meditación mindfulness o atención plena. Esta meditación nos ayuda a ser conscientes del momento actual, a estar presentes. Es decir, va a permitir disfrutar de lo único que tenemos más allá de nuestro pensamiento: el presente, las personas y las sensaciones que habitan en él.

Como hemos comentado anteriormente, el proceso de reproducción asistida conlleva pensamientos negativos, estrés, incertidumbre y otra serie de problemas que impiden a las parejas disfrutar de esos momentos que pasan con el compañero o compañera, incluidos los momentos de intimidad. La práctica de mindfulness ayuda a disfrutar de absolutamente todo lo que ocurre a nuestro alrededor, si además la experiencia es compartida, vamos a elevar el encuentro (que antes quizá solo implicaba el cuerpo y las emociones) a un plano más espiritual.

pareja-disfruta-sexo-infertilidadSe podría afirmar que estar realmente presente durante el acto sexual transmite a la pareja que está siendo escuchado/a, que se está centrado/a, que en ese momento y para ese momento no hay nada más. De manera que ayuda a que el acto sea más satisfactorio en un primer momento, pero a largo plazo, ayuda a edificar y acrecentar la confianza y mejorar la intimidad.

Y ¿por qué no? Prolongar la experiencia erótica más tiempo mientras disfrutamos de cada roce o caricia.

 

Luz M. García Aguado

Sexóloga


Comenta o comparte tu historia